Venezuela Rodriguez Torres

¿Quién es Miguel Rodríguez Torres?

Escrito el 30/04/2018
Prensa MADDT


Militar venezolano, Mayor General del Ejército con especialidad en infantería y dentro de ella las operaciones especiales, paracaidista militar con postgrados en Gerencia Logística, Finanzas, Negociación y Resolución de Conflictos. Doctor en Ciencias Administrativas y Gerenciales, Miguel Rodríguez Torres decidió arriesgar  hasta su libertad por luchar contra una gestión gubernamental que ha hecho de Venezuela un país INVIVIBLE. 

 “Invocamos a nuestro creador, a Dios, para que éste desafío que nos proponemos millones de venezolanos, sea fruto de su voluntad e inspire a toda la nación a la búsqueda conjunta y fraternal, de la salida más sabia y justa a la difícil situación que confrontamos”

Así comienza la Propuesta Nacional del Movimiento Amplio Desafío De Todos que dirige, y que fue presentada a país en octubre del 2017, en medio de asambleas ciudadanas realizadas por la organización política en diferentes ciudades.

Era aquel momento una nueva etapa crucial en la política nacional, en octubre del 2017 el país lloraba las 157 muertes* de venezolanos que fueron víctimas del sueño más noble que puede tener un ciudadano: un país libre, un Estado de derecho.

Y fue en ese escenario donde Miguel Rodríguez Torres, acompañado de un grupo de venezolanos chavistas y opositores, proponía al país “un gran Acuerdo Nacional, una Unidad Superior, que parta de la reconciliación a través del perdón sin que esto implique impunidad”,  para garantizar un gobierno justo para los más 30 millones de venezolanos.

Conocía muy bien Miguel el efecto reparador y liberador del perdón, habiendo perdonado él a quien consideró en algún momento responsable de la muerte de su hija.

A Miguel se le conoce como uno de los Centauros de Chávez, en efecto, lo fue. Participó en la intentona golpista del 92 y comandó el asalto a la Casona (la residencia Presidencial). El día del funeral de Chávez, sostuvo sobre sus hombros el féretro de quien fuera su líder, su amigo y guía. En su intervención compartió una carta que Hugo Chávez le había dirigido tiempo atrás, donde el expresidente le solicitaba:

“Tengamos paciencia y constancia que en medio de estas tormentas es precisamente donde se requieren hombres que mantengan la calma para que la nave no se vaya a pique, no podemos dejar que se pierda el esfuerzo de tantos años, de tanta gente, de tanto sacrificio”. 

Esta cita de Chávez pronunciada en el 2013 por Miguel era un exhorto a continuar y mejorar un proyecto que inició con el más amplio apoyo popular. Quiso entonces, aún en medio de la gran conmoción en la que se encontraban las primeras autoridades del país tras los hechos ocurridos, advertir de la necesidad de mantener por buen rumbo la nave.

En abril de ese mismo año le fue asignada la tarea de encargarse del Ministerio de Interior, Justicia y Paz, pasaría 19 meses en el cargo. Ha sido una de sus gestiones públicas más polémicas, estando frente a este ministerio ocurrieron las detenciones de estudiantes opositores, detención de Leopoldo López, también ocurrieron crímenes de conmoción nacional como el vil asesinato de Mónica Spear y su esposo, el asesinato de Eliecer Otaiza, el secuestro y exitosa liberación de Nairobi Pinto, joven periodista que trabajaba en el canal Globovisión.

El informe **Evolución de la criminalidad en Venezuela (1990-2015) elaborado por Ernesto Herrera Nuñez, incluye las siguientes cifras respecto a la tasa de homicidios, destacando una significativa baja durante la gestión de Miguel Rodríguez Torres.

Al ser destituido del cargo, el 24 de octubre del 2014, el presidente Nicolás Maduro expresó:

“Quiero agradecer al compañero mayor general, Rodríguez Torres, todo el esfuerzo que hizo, todo su trabajo durante 19 meses” anunciando también que le había otorgado 15 días de descanso para incorporarlo posteriormente a “una misión estratégica”

Miguel rechazó las nuevas misiones estratégicas, el gobierno le ofreció otro ministerio y una embajada, pero al momento de su salida había comprendido que el debate interno, a puertas cerradas con sus compañeros de lucha, no generaría cambios trascendentes que tocaran para bien la vida de los venezolanos.

Permaneció como observador atento a la realidad política, social y económica del país, mantuvo conversaciones con viejos amigos de vida y fue agrupando voluntades dentro de lo que decidió llamarse: Movimiento Amplio Desafío De Todos.

Para entonces, ya estaba convencido de que la única forma de mantener la nave a flote era cambiando el Capitán del barco, y así lo hizo saber en un video difundido en redes sociales al cierre del año 2017.

Como militar retirado, ahora ejercía su derecho de expresar sus opiniones políticas, con los medios que tuvo, para pronunciarse energéticamente contra la Asamblea Nacional Constituyente por considerar que su convocatoria fue en total irrespeto a la constitución y al pueblo de Venezuela.

Desde entonces no se ha detenido en el diálogo político con todos los sectores. Pese a temerarias acusaciones en su contra, como las que realiza la Ministra de Servicios Penitenciarios, Iris Varela, quien lo señala como responsable de la muerte de Chávez y últimamente lo vínculo con el piloto insurgente Oscar Pérez. Pese a su ilegal inhabilitación y la constante amenaza y emplazamiento público, Rodríguez Torres permaneció en el debate político promoviendo una Venezuela libre, unida y próspera hasta incluso, minutos antes de su detención, cuando explicaba a un grupo de mujeres venezolanas, que la única salida posible a la crisis que todos sufrimos es la unión.

Miguel Rodríguez Torres fue Director de la Academia Nacional de la Fuerza Armada de Venezuela, allí graduó a los militares activos de hoy, quienes le reconocen como una figura de mando y de respetable trayectoria, tanto que al momento de su detención destacó en redes sociales que Miguel Rodríguez Torres  no se lo llevaran esposado ni le quitaran sus pertenencias.

 

Las otras facetas de un Mayor General

Simultáneo a sus 34 años de carrera militar ha estado ligado al sector agropecuario con su familia; "No soy un hombre de fortuna, lo que he ganado ha sido con mi trabajo". Actualmente en sociedad tiene una finca que aún paga a crédito: "Me gusta, me apasiona y siento que estoy sirviendo al pueblo con lo mucho o poco que produzco".

Disfruta tocar uno de los instrumentos tradicionales venezolanos: El Cuatro. Es amante de la gastronomía, sus especialidades: El lomo de cerdo, el lomo de res con pimienta y la pasta con diversidad de salsas; y confiesa que su principal tutora es una de sus hijas, Esthefanie, porque es Chef.

De Ministro a disidente

Su ruptura con el Gobierno se debió a las diferencias marcadas de la "concepción proyecto país". Hasta el 2014 fue un oficial activo de la Fuerza Armada, sujeto a las leyes militares, no podía estar dando opiniones políticas; sin embargo, sí estaba inscrito en el alto mando estatal donde se discutían políticas de estado, y es cuando ya venía teniendo serias diferencias con el gobierno.

En su difusión a los medios de comunicación, Miguel Rodríguez Torres asegura que sus funciones como ministro generaron en algunos sectores del gobierno incomodidad: "También había elementos del gobierno conspirando contra mí porque les parecía que estaba apareciendo mucho en los medios, que estaba teniendo mucho protagonismo y era exitoso el tema de Patria Segura, que los cuadrantes estaban funcionando y eso genera una envidia política sobre todo a una clase política mediocre donde se desprecia el conocimiento", agregó.

Confesó que hubo ofertas para asumir responsabilidades de una embajada y otra de un ministerio; pero no aceptó. Dijo: "Yo prefiero convertirme en un disidente y dejar a un lado mis intereses personales", "reivindicar la democracia participativa".

El SEBIN, uno de sus grandes logros*

Le correspondió convertir la DISIP en SEBIN (considerado como uno de los grandes logros en su carrera profesional). La Disip, era un cuerpo de policía política represiva y durante su gestión se inició el proceso de reestructuración para humanizar la institución, desde las condiciones de sus fucionarios hasta las operaciones profesionales propias de un órgano de competencia estratégica para la seguridad del Estado.

"Del resentimiento al perdón"

Una de sus debilidades es recordar la pérdida de su hija mayor. Aprendió que "Una de las cosas que engrandece el alma es el perdón y eso ayuda a vivir en paz". Cuando su hija de 19 años murió en un accidente de tránsito, confesó sentir mucho resentimiento por el muchacho que iba conduciendo el vehículo, tanto que hizo lo imposible porque fuese preso. Cuenta que para que el caso fuese llevado a juicio, debía ordenar la exhumación del cuerpo de su hija Carolina. Tomar esa decisión lo colocó en conflicto consigo mismo por sus principios y creencias cristianas. Para responder sus dudas decide acudir ante un sacerdote, que lo ayudara a entender el perdón como acto racional y no como justicia. Luego de varias reuniones el párroco le regaló un libro titulado: "Del resentimiento al perdón". El día que se realizó la exhumación de Carolina, decidió disculparse ante el juez y todos los presentes, dejando el caso de la muerte de su hija hasta allí.

Venezuela Desafío De Todos

Miguel Rodríguez Torres considera que la primera dimensión para solventar la enorme crisis que atraviesan los venezolanos es la espiritual, “vamos a reconciliarnos los venezolanos; no podemos permitir que nos sigan fracturando, que nos sigan dividiendo, que nos sigan llenando de odio, porque una sociedad así no crece nunca”.

"Si en esta sociedad no hay un proceso de perdón generalizado y de reconciliación de los venezolanos, que no haya familiares que se enemistan por diferencias políticas, eso no tiene por qué fracturar la sociedad"