Ddtapp

Siete meses; Preso de conciencia por defender la buena gobernanza

Escrito el 13/10/2018
Prensa MADDT


Desde el 13 de marzo de 2018, los seguidores de los principios DDTistas de Reconciliación Nacional y Unidad Superior de los venezolanos, no hemos descansado en la defensa de la institucionalidad y de nuestra Constitución del 1999.


Somos unos convencidos que esos preceptos que nos orientaba seguir Miguel Rodríguez Torres con cada mensaje, cada tuit, cada conferencia, cada visita a las comunidades, y sobre todo cada accionar de su parte, no son posible sin el RESCATE DE LA DEMOCRACIA CONSTITUCIONAL.

El concepto de democracia debe asumirse tal y como lo describe la CRBV, entendiendo que ese instrumento, que es fuente de la legalidad, existe para regular la vida en nuestra sociedad y determinar los deberes y derechos que nos hacen ciudadanos, además que cumple el rol extraordinario de limitar el poder del Estado sobre el ciudadano, y colocar el bien común por encima de las apetencias personales y grupales de líderes políticos o gremiales.

El apego irrestricto a nuestra CRBV y leyes, es la garantía de vida de nuestra República. Es por eso que ahora más que nunca nos apegamos a la defensa de nuestra carta magna y a la exigencia de la libertad de quien no ha hecho otra cosa en su vida que defender a cabalidad la institucionalidad nacional y militar y la Constitución.


A todo eso Miguel Rodríguez Torres lo ha llamado LA BUENA GOBERNANZA, y lo mostraba al país, sin tapujos, en lo que denominaba un Plan de Salvación Nacional, cuyo punto clave es la adopción de principios rectores que conduzcan la tan golpeada dimensión política: la democracia participativa, la forma de gobierno republicana y la educación universal.


La Democracia Participativa como método de relacionamiento político social que permite ir paulatinamente delegando cada vez más poder en la sociedad organizada, asumiendo al ser humano como sujeto de su propia transformación y al Estado como el entramado institucional capaz de promover tal logro y darle cobertura legal. 


La forma de gobierno republicana heredada de nuestra independencia, asumida desde el pensamiento de Simón Bolívar quien señalaba que “El gobierno que se le dé a la República debe estar fundado sobre nuestras costumbres, sobre nuestra religión y sobre nuestras inclinaciones; y últimamente sobre nuestro origen y sobre nuestra historia” y de Simón Rodríguez en su insistencia de inventar nuestros propios modelos, o errar en la copia de dogmas ideológicos que en el transcurrir del tiempo han demostrado su incapacidad de resolver las profundas diferencias, contradicciones y necesidades reales de la sociedad. 


Sobre La Educación, nos ha advertido siempre Rodríguez Torres que sigamos lo que sabiamente señalaba Robinson, que es el aprender haciendo el camino cierto para la transformación de la sociedad, dándole vida a la letra constitucional en su artículo tercero: “El Estado tiene como fines esenciales la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo y la garantía del cumplimiento de los principios, derechos y deberes reconocidos y consagrados en esta Constitución. La educación y el trabajo son los procesos fundamentales para alcanzar dichos fines”.


Al momento de definir las líneas estratégicas para el cumplimiento de esos principios rectores para desarrollar un Plan de Salvación Nacional, Miguel Rodríguez Torres partía de la necesidad de INCLUSION SOCIAL, erradicando toda forma de discriminación en nuestro país. La igualdad ante la ley, el respeto al Estado de derecho, la igualdad de oportunidades para todos debe ser promovida y protegida desde el Estado. La protección a los más vulnerables y sujetos históricos de discriminación debe ser un objetivo de especial cuidado en el desarrollo de las políticas públicas. 


Todo esto se traduce en BUENA GOBERNANZA, en el desarrollo del concepto de Gerencia Participativa, que tanto miedo pareciera tenerle el gobierno, y que representa un paso previo para poder conducir procesos integradores, sostenibles, inclusivos y ajustados a la letra constitucional que aprobó en 1999 la mayoría de los venezolanos y que pretenden ser modificados a conveniencia de los intereses del gobierno de Nicolás Maduro, aun en detrimento de la reconocida como una de las Constituciones más completas y modernas del mundo. 


Además, la inclusión de todos los factores de poder en un permanente diálogo, y empleando la tecnología para la consulta y eficiente toma de decisiones, deber ser un compromiso fundamental de quien gobierne y que no se cumple. Reconocer a los gobernadores y alcaldes electos por el pueblo debe ser un compromiso ético con los venezolanos, a quienes se les ha burlado una y otra vez su derecho a elegir, imponiendo a dedo por encima del funcionario electo, a un factor político que contradiga las decisiones de quien escogió el pueblo, si este no es del partido de gobierno. 


Vicios y más vicios que se traducen en miedo del gobierno de perder el poder, y tratando de infundir el miedo en la población con persecuciones, detenciones y malos tratos como los que se le confiere al coordinador de nuestro Movimiento Amplio Desafío de Todos, Miguel Rodríguez Torres, a quien no se le concede el derecho de recibir tratamiento post operatorio luego de una delicada intervención quirúrgica.

¡Miguel Rodríguez Torres ES INOCENTE, exigimos su libertad!
Libertad a Rodríguez Torres